12 tips para adelgazar

12 razones por las que tu peso no cambia a pesar de adoptar un estilo de vida saludable.

Cuando empezamos una dieta de adelgazamiento en muchas ocasiones podemos sentir que nuestro cuerpo no llega a perder peso de una manera eficiente, esto se debe a que nuestro cuerpo realmente no quiere que pierdas peso y nos hará sentir hambre porque piensa que algo está mal y necesita volver a recuperar el peso perdido. Además, cuando se comienza a perder peso (músculo o grasa) la tasa metabólica del cuerpo se ralentiza, lo que significa que el cuerpo también empieza a quemar calorías a una tasa más baja.

También se debe tener en cuenta que hay un “punto de ajuste” en el que el cuerpo no quiere perder más peso,  el cuerpo tiene como objetivo defender su “punto de ajuste” y esto lo hace a través del cerebro para intentar mantenerse siempre en un cierto rango de peso corporal.

Sin embargo, hay algo que recordar que si la pérdida de peso es algo muy importante para ti y tu físico, tu autoestima nunca debe estar vinculada a cuánto se pesa.                        Si la pérdida de peso es muy castigadora o restrictiva, entonces podría ser una buena idea considerar cambiar de dieta o retroceder si sientes que has ido demasiado lejos.

Aún así, si todavía quieres empezar alguna dieta para alcanzar tu objetivo de peso saludable, te dejamos 12 tips para ayudarte a lograr la pérdida de peso tan deseada.

Disminuye tus entrenamientos

Si haces de una forma habitual ejercicio y sientes o experimentas mucho agotamiento eso podría ser una señal de que tus entrenamientos son demasiado intensos. Es posible que en un principio obtengas algún beneficio y veas que estás perdiendo peso,  pero esto va a ser a corto plazo y muy difícil de mantener en el tiempo, lo que te llevará a la recuperación del peso de una forma muy rápida.

En un estudio publicado en la revista “ Current Biology” desveló que hacer más ejercicio no equivale a más calorías quemadas, en cambio, aquellas personas que se ejercitaron de una manera más moderada consiguieron mejores resultados y consumieron la misma cantidad de energía que aquellos que se machacaron en el gimnasio.

¿Entonces? ¿Cómo debemos actuar? Cumple con la recomendación del NHS (Servicio Nacional de Salud) de al menos dos horas y media o 150 minutos por semana de actividad física, también es bueno combinar con algunos entrenamientos de fuerza al menos dos días por semana que trabajen cada uno de los músculos principales como piernas, caderas, espalda, abdomen, pecho, hombros y brazos.

Agrega más proteínas a tu dieta

Cuando empezamos a perder peso nuestro cerebro y el cuerpo lo compensan haciéndonos sentir hambre, lo que hace que comamos y almacenemos más calorías. Para poder ayudar a nuestro cuerpo a superar esto es muy recomendable agregar más proteínas a nuestra dieta diaria, hoy en día las podemos encontrar de muchos tipos y muy fáciles de tomar, la toma de proteínas nos puede ayudar a llenarnos más rápido y a sentirnos más llenos y por más tiempo.

Intenta no estresarte demasiado

Si después de estar unos días con tu dieta de pérdida de peso y te empiezas a sentir más tenso o irascible de lo normal, sería conveniente tomarse un respiro mental para poder seguir con la dieta sin llegar a perder la cabeza.

Las mujeres que siguieron una dieta de 1.200 calorías diarias, según un estudio publicado en la revista Psychosomatic Medicine, produjeron más cortisol, la hormona del estrés, dando resultados de niveles más altos de estrés. Y un estudio publicado en la revista “Obesity” se descubrió que la exposición prolongada al cortisol (por ejemplo, de varios meses) en realidad puede conducir a un aumento de peso.

¿Qué podemos hacer si nos sentimos estresados? Prueba algunas técnicas de desestresamiento como el Yoga o meditación, también viene muy bien aprovechas los fines de semana para dar un buen paseo por el campo.

También es importante que sepas que existen mesetas para bajar de peso y que se relaje cuando sucedan. Si sabe que tiende a estresarse cuando las cosas no salen bien, puede intentar agregar actividades regulares de cuidado personal, como darse un baño tibio de sales minerales.

Tener un diario de alimentos

Cuando empezamos alguna dieta para la pérdida de peso podemos observar que perdemos peso rápidamente porque estamos creando un déficit de calorías y ejercicio al que nuestro cuerpo no está acostumbrado. Sin embargo, pasado un tiempo es muy fácil volver a caer en malos hábitos alimenticios o sedentarios.

Es muy aconsejable llevar un diario de alimentos para mantener tu plan de dieta en buen camino, según un estudio publicado en el “American Journal Of Preventive Medicine” las personas que mantuvieron registros diarios de alimentos perdieron aproximadamente el doble que las personas que no lo hicieron.

Entrenamientos de Fuerza

Es muy común pensar que los ejercicios de cardio son la manera más rápida de perder peso, este tipo de ejercicios nos darán buenos resultados pero perderemos masa corporal magra además de grasa. Perdiendo masa corporal magra reduciremos nuestra tasa metabólica y esto nos puede llevar a una meseta en la que no conseguiremos ver unos buenos resultados.

Haciendo entrenamientos de fuerza al menos dos días por semana, el músculo es más activo metabólicamente que la grasa, lo que significa que cuanta más masa corporal magra tenga, más calorías quemará en reposo.

Muévete más a menudo

Es excelente si estás haciendo tus minutos de ejercicio a la semana, pero la mayoría de las personas nos pasamos la mayor parte del tiempo sentados. Estar activo no es algo que solo sucede en el gimnasio, así que asegúrate de seguir moviéndote para mantener los objetivos por buen camino. Incluso estar de pie puede aumentar la quema de calorías.

También es una buena idea agregar pequeños quemadores de calorías a tu rutina diaria, como subir las escaleras, estacionar el coche más lejos de la entrada de una tienda o hacer pequeños saltos de vez en cuando.

Reduce la toma de bebida alcohólicas, especialmente por las noches.

Esas cañitas o copas de vino pueden estar detrás de que no lleguemos a conseguir nuestros objetivos, el alcohol hace que el azúcar en sangre baje, lo que luego estimula el apetito y además disminuye la capacidad para que nuestro cuerpo queme la grasa.

Tenga cuidado con la ingesta de algunos alimentos

Hay muchos alimentos que en realidad son muy saludables pero si los comemos con demasiada frecuencia pueden llegar a triplicar nuestros esfuerzos para bajar de peso, la miel, nueces, mantequillas, leche entera, yogures, quesos, son alimentos que necesariamente no son malos para nosotros,  pero son muy altos en calorías con lo que es fundamental comer este tipo de alimentos con moderación, esto ayudará a acelerar la perdida de peso.

Toma mucha fibra

La fibra permanece en nuestro estómago durante más tiempo lo que nos puede ayudar a sentirnos más llenos y así poder evitar comer entre horas.

Además la fibra nos ayuda a mantener las cosas en movimiento en nuestro tracto gastrointestinal y esto puede ser una gran ventaja para conseguir nuestros objetivos.

Combina diferentes entrenamientos a tu rutina

Cuando hacemos una rutina de ejercicios nuestro cuerpo se acostumbra y al final tardamos más en deshacernos de las calorías, mezclar nuevos ejercicios a intervalos nos puede ayudar de una manera significativa. Cuando agregamos alguna rutina nueva como carreras de velocidad o saltos hace que nuestro cuerpo trabaje más y queme más calorías.

Acostúmbrate a llevar una botella de agua siempre.

Hay muchas razones por las que debes tomar agua todos los días:

  • Te mantiene hidratado (clave para tus entrenamientos y la vida en general)
  • Ayuda a la digestión y evita el estreñimiento.
  • Reduce el riesgo de problemas cardiacos.
  • Alivia la fatiga
  • Y mucho más…

Pero también es fácil confundir tener sed con hambre, y eso puede llevar a comer innecesariamente si ya has comido, y una hora después te sientes” hambriento”.                Primero trata de beber líquidos, en muchas ocasiones solo con beber un vaso de agua la sensación de estar hambriento se nos quita.

Incluye verduras en cada comida

Incluir en nuestra dieta alimentos vegetales nos ayuda a reemplazar otros con mayor contenido calórico.
Agregar más verduras en cada comida también aumenta la ingesta de fibra, con lo que una vez más nos ayudará a sentirnos llenos por más tiempo.

Otros Post
El All Star de la Liga Iberdrola está a la vuelta de la esquina, regresando
Valencia,estamos aquí.No va mas esconderse.Llegó el momento de ponerse a los mandos de nuestros sueños.Mañana,30000corredores
Los estudios demuestran que nuestros amigos de cuatro patas pueden identificar más palabras de lo
¿Qué es una dieta flexitaria? Flexitario es un término relativamente reciente que se utiliza para
Si le preguntara a algún psiquiatra nutricional cuál es el factor número 1 que causa
Inevitablemente, ya habrá oído hablar de una dieta cetogénica baja en carbohidratos, moderada en proteínas
0 Comment

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.