alimenos enrgia_blog

Nuestra Alimentación tiene que contener energía vital

El ritmo de vida actual hace que el desgaste energético diario de una persona sea mayor que nunca.

Cada vez más personas se sienten cansadas, faltas de energía y sienten el peso de su trabajo y de su vida. La previsión con la que vivimos nos lleva al límite de nuestro rendimiento. Nuestra vida acaba siendo una forma de aguantar día a día, en vez de disfrutarla. Está claro que cuando nos falta todo: fuerza física, creatividad, memoria, concentración, ánimo, ansiedad, nerviosismo, frío o calor excesivo, mal humor, etc, se hacen compañeros de nuestras vidas. Nos prentamos ¿cómo voy a sacar lo mejor de mí si estoy cansado y me faltan fuerzas ? Es imposible ser feliz y rendir bien estando agotado.

¿Qué podemos hacer cuando nos falta energía?

Una muy buena solución es incorporar nuevos hábitos que nos ayudarán ha ahorrar nuestra energía, como por ejemplo hablar menos, dejar de pensar innecesariamente o descansar más.

Comer más alimentos con energía:

La energía vital que necesitamos para estar vivos no la podemos fabricar en un laboratorio. La obtenemos de lo que comemos, cuando comemos, nuestro cuerpo absorbe la energía de los alimentos crudos y la utiliza para todas las funciones vitales, para el trabajo físico y mental, para regenerarse y sanarse y también para sentir.

Es importante no confundir energía vital con calorías. Cuanta más energía poseemos, mejor es nuestra salud, disponemos de más fortaleza física, más capacidad mental, defensas altas; nuestros pensamientos y emociones suelen ser más positivos. además, cuando aportamos al cuerpo energía, no necesitamos ingerir mucha cantidad de alimentos, enseguida nos saciamos. En caso contrario, siempre estamos con la sensación de hambre que nos obliga a comer mucho y picar entre horas.

Si quieres tener energía tienes que comer alimentos que la contengan…

Según los principios de la naturaleza existen tres energías: Yang, de carácter positivo (+) – Yin, de carácter negativo (-) y energía de carácter intermedio. En cada zona de nuestro cuerpo, incluyendo los órganos, predomina una de estas energías.

En los alimentos también encontramos los tres caracteres, y cada uno de ellos nos aporta energía positiva, negativa o intermedia. Para estar saludables necesitamos el equilibrio de las tres. Conocer y aplicar este principio básico, nos ayuda a alimentarnos correctamente.

Siete acciones que pueden perjudicar nuestra salud según la medicina oriental:

  • No alimentarnos según nuestras necesidades nutricionales
  • Basar nuestra dieta en alimentos carentes de energía vital
  • Gastar más energía de la que reponemos
  • Enfriar nuestro cuerpo con alimentos de carácter frío
  • Ingerir demasiados sabores amargos
  • Tener los meridianos afectados por operaciones quirúrgicas
  • Comer en exceso
0 Comment

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.