Enzimas digestivas

Enzimas digestivas

Las enzimas digestivas se producen de forma endógena, especialmente en el páncreas y otras glándulas endocrinas, y están presentes en alimentos crudos. Pasan al tracto digestivo para descomponer los alimentos en sus nutrientes y se incorporan en la sangre. Si el sistema de enzimas digestivas no funciona bien, se produce una mala absorción de los nutrientes que el organismo necesita, y la nutrición no es óptima. Además, si los alimentos pasan al intestino grueso sin estar digeridos, las bacterias presentes en el mismo los fermentan causando molestias tales como flatulencia, hinchazón y diarrea. Nuestro organismo dispone de una cantidad de enzimas, que con el envejecimiento o debido a una patología subyacente (insuficiencia pancreática, pancreatitis crónica, esteatorrea, enfermedad del tracto biliar, enfermedad celíaca, deficiencia de lactasa o la fibrosis quística), se va reduciendo.

¿Cuáles son los beneficios de las enzimas digestivas?

• Menos indigestiones y acidez.

• Menos sensación de hinchazón y gases.

• Mejor digestión de productos lácteos.

• Menos alergias alimentarias debido a una mejor digestión de las proteínas.

• Las enzimas digestivas mejoran las condiciones de hernia de hiato y de las úlceras.

¿Qué enzimas digestivas debo consumir?

– Para la digestión de carbohidratos: Amilasa (grandes cadenas como almidón y glucógeno), Celulasa, Lactasa, Maltasa, Sucrasa, Hemicelulasa e Invertasa (azúcares simples), Alfa galactosidasa (ayuda a descomponer los carbohidratos que pueden ser resistentes a la amilasa, como los que se encuentran en las legumbres).

– Para la digestión de proteínas: Pepsina, Proteasas, Bromelaína, Papaína.

– Para la digestión de las grasas: Lipasas.

0 Comment

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.