Castaño de indias

Entre las gentes del campo existe la creencia popular de que llevando algunas de sus castañas en el bolsillo se combaten los problemas venosos. Esta anécdota no deja cuanto menos de ser curiosa, pues el castaño de indias es en efecto una interesante alternativa en el tratamiento de los trastornos circulatorios.

El Castaño de indias contiene derivados cumarínicos responsables de su importante actividad vitamínica P. Esta acción es múltiple: aumenta la resistencia de los capilares, diminuye su permiabilidad y tiene un efecto antiinflamatorio y antiedematoso. Por otro lado , gracias a la presencia de flavonoides ejerce un efecto antiinflamatorio  y vasoconstrictor que se traduce en una mejora de la circulación sanguínea y un alivio de los dolores debidos a hemorroides. Todas estas propiedades convierten al castaño de indias en un eficaz tratamiento de los problemas circulatorios y, en particular, de las varices y hemorroides.

s

 

0 Comment

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.